6 dic. 2010

Suspiria: la poesía del horror, la belleza de la muerte



"Suzy Bannion decidió perfeccionar sus estudios de ballet en la más prestigiosa escuela de Europa. Escogió la alabada escuela de Friburgo. Un día, a las nueve de la mañana, salió del aeropuerto Kennedy en Nueva York y llegó a Alemania a las diez cuarenta y cinco de la noche, hora local..."

Con esta narración empieza Suspiria, una de las más bellas pesadillas que he tenido el placer de experimentar. Suspiria (1977) de Dario Argento es una obra de arte. Es arte y una experiencia sensorial inolvidable.

En 1975 Argento estrena Rojo Oscuro (Profondo Rosso, 1975). Es en el rodaje de esta película, el giallo perfecto, que Argento conoce a Daria Nicolodi, actriz protagonista junto a David Hemmings de Rojo Oscuro. Argento y Nicolodi inician una relación de pareja, es entonces que Nicolodi le cuenta una historia que solía explicarle su abuela: de como había ido a estudiar danza en una escuela de prestigio en la que resultó que se hacía también brujería. A partir de esta idea Argento y Nicolodi escriben juntos el guión de Suspiria, inspirada también en Suspiria de Profundis de Thomas De Quincey con unas gotas de Edgar Allan Poe.

Suzy Bannion (Jessica Harper) va a estudiar a una prestigiosa escuela de danza en Alemania. Unos misteriosos asesinatos, desapariciones y extraños sucesos la llevarán a descubrir los terribles secretos que esconde la escuela de danza. Esta es la premisa sobre la cual se desarrolla la película, pero en realidad es la impresionante imaginería visual que despliega Argento la que ha convertido esta película en el clásico que es hoy día.

En un principio la película iba a ser protagonizada por niñas de diez años aproximadamente, pero uno de los productores sugirió a Argento que elevase la edad de las protagonistas. Argento lo hizo, pero mantuvo la idea de las niñas pequeñas utilizando puertas grandes con el pomo a la altura de sus cabezas, algunas actitudes... ya que la idea era dotar a la película de un aire de cuento de hadas. De hecho, Argento se inspiró en Blancanieves y los siete enanitos (Snowhite and the Seven Dwarfs, William Cottrell, David Hand, Wilfred Jackson, Larry Morey, Perce Pearce, Ben Sharpsteen, 1937), del que quiso también coger la paleta de colores.

Y he aquí uno de los primeros puntos fuertes de la película. Su uso de los colores en varias secuencias contribuye a crear un ambiente de irreal pesadilla. Para ello, Argento y el director de fotografía Luciano Tovoli utilizaron el Technicolor, una técnica que estaba en desuso y que contribuye a hacer saltar los colores de la pantalla, literalmente:


La paleta de colores enfatiza las escenas diseñadas por Argento. Para los decorados, se escogió un estilo art decó que le da un aire decadente a la escuela y al entorno. A estas imágenes hay que añadirle el sonido. La banda sonora del grupo Goblin, a los que Argento conoció y utilizó por primera vez en Rojo Oscuro, contribuyen a la sensación de horror con unas capas de sonidos cacofónicos, voces susurrantes y música. La mezcla de estos diversos elementos crea una sensación de amenaza de manera directa usando la música de forma habitual o usando voces que van susurrando cosas como: "bruja", para una sensación de inquietud inconsciente. Es decir, mientras ves la película no se capta con exactitud, sólo se distingue una voz que susurra de forma amenazante.

La dirección de Argento es perfecta. La introducción del espectador en la historia tiene mucha fuerza, especialmente el primer asesinato, brutal y sádico. Fangoria aseguró que el asesinato que se ve al principio de la película fue a los setenta lo que el asesinato en la ducha de Psicosis (Psycho, Alfred Hitchcock, 1960) fue a los sesenta. Pero esa es solo la primera de varias inolvidables secuencias que a su vez, están cargadas de una belleza innegable.

El dibujo de la sangre no es casual, el diseño representa un símbolo de brujería. Uno de los muchos detalles con los que Argento puebla las secuencias para inquietar al espectador.
Es la manera en que Argento combina estos elementos de imagen y sonido que hacen de Suspiria una increíble experiencia sensorial, vista en un formato y condiciones adecuadas, que va más allá de simplemente ver una película. Tú no ves esta película, tú la experimentas. Suspiria es una poesía visual, cargada de muerte y horror pero no por ello menos bella. Es como meterse dentro de un cuadro de El Bosco. Cada plano de cada secuencia cuidadosamente diseñados, te sumerge en un mundo de pesadilla tremendamente atractivo. Se podría colgar cada plano en un museo para degustar el arte que contiene cada uno.



Infierno (Inferno, 1980) fue la continuación de Suspiria. Dario Argento califica esta como una de sus más difíciles películas, estuvo enfermo gran parte del rodaje además de tener varios problemas a la hora de desarrollar el guión. Son estas dificultades las que hacen que la película fuera una de las más infravaloradas de la época en que se estrenó y que no alcanzase el éxito de la primera entrega.

Rose Elliot (Irene Miracle) descubre un libro del arquitecto E. Valli en el que cuenta como construyó tres casas para tres brujas muy poderosas, las llamadas Tres Madres: Mater Suspiriorum (la madre de los suspiros), Mater Lacrimarum (la madre de las lágrimas) y Mater Tenebrarum (la madre de las tinieblas). Rose muere, no sin antes escribirle una carta a su hermano Mark (Leigh McCloskey), el cual investigará la desaparición de su hermana.

Esta película gira en torno a Mater Tenebrarum, lo que tal vez contribuyó a las tinieblas que rodean a la película. Es decir, más que un argumento claro y lineal, la película parece construirse a base de secuencias que cuentan historias independientes, pero hasta el final no somos capaces de ver un conjunto. De todas maneras, Argento crea de nuevo un irresistible espectáculo visual que no tiene rival. Empezando por la larga escena del principio protagonizada por Rose, lo cual te hace pensar que es ella la protagonista de la película, y siguiendo por otra larga secuencia en la que una amiga del protagonista es perseguida por unas fuerzas desconocidas. Como resultado, el en teoría protagonista Mark ejerce relativamente poco como tal.

Este guion algo irregular queda de sobra compensado por las imágenes que nos regala Argento. Sin llegar a los extremos de Suspiria, Inferno es puro Argento en el sentido de crear arte a través de la muerte. Los asesinatos que diseña son los puntos fuertes de la película. Una película que con el tiempo se ha ido ganando el aprecio no sólo de los argentófilos, también del público seguidor del cine de terror. Entiendo que para el espectador casual puede que la película resulte demasiado confusa y no le atraiga la belleza plástica del film, pero para el connoisseur es un título tremendamente recomendable.



Después de más de veinte años de espera, Argento finalmente cerró la trilogía de las Tres Madres en el 2007 con La madre del mal (La terza madre aka Mother of Tears). Esta película decepcionó a muchos fans, principalmente porque a cada año que pasaba se iba imaginando una conclusión de la trilogía más y más espectacular, de manera que era imposible que quedaran satisfechos cuando finalmente llegara. Creo que, al igual que con Inferno, a medida que pase el tiempo se podrá valorar más objetivamente la película.

Es cierto que, visualmente, la película no es tan espectacular como las dos anteriores. De hecho, es una película de terror que se basa más en un guion bien construido, hasta cierto punto más tradicional, y no basado en las imágenes oníricas.

Asia Argento es Sarah Mandy, una estudiante de Roma que, a raíz del descubrimiento de una urna, empezará a investigar una serie de extraños sucesos relacionados con Mater Lacrimarum, la madre de las lágrimas, que se prepara para desatar su poder y furia en Roma.

Como ya he dicho, la anticipación y excitación de los fans alrededor del mundo ante la inminente conclusión de la trilogía de las Tres Madres jugó en contra de la película. Pero Argento es Argento y el director crea una efectiva película de terror, con un presupuesto significativamente más bajo que en las anteriores películas, que resulta entretenida y absorbente. También es más accesible al espectador que no sepa nada de las anteriores películas. Por tanto, no es el arrebatador espectáculo de las anteriores pero no deja de ser una interesante película de terror de Dario Argento.


11 comentarios:

Bea Cepeda dijo...

Todavía me queda muuuucho cine por ver, al parecer. La de Suspiria me la apunto, que parece que tiene buena pinta.

Raül Calvo dijo...

Date prisa antes de que se estrene el remake y podrás decir a la gente como el original es mucho mejor.

Javi dijo...

De Argento, que la verdad no es un director que me tire demasiado, y del que he visto un par de pelis,me queda por ver Phenomena que por lo que oí es su trabajo más conseguido. Si veo Phenomena y me gusta seguramente vea alguna de las que recomiendas aquí. Un saludo, Raül.

Raül Calvo dijo...

uy! me has tocado la fibra sensible, Javi, Dario Argento es de mis favoritos. No sé dónde has oído que Phenomena es su trabajo más conseguido, pero su obra maestra es Rojo Oscuro, el giallo perfecto como digo. Luego, Opera y El Pájaro de las Plumas de Cristal. Tenebrae es de mis favoritas, también le dediqué un post.

Dr. Gonzo dijo...

Mis favoritas de Argento son Phenomena y la efectista Terror en la Ópera.

Y precisamente esa es una de las cosas que mas me gustan de Argento. El énfasis que pone a la hora de meter efectos visuales en sus peliculas.

Bea Cepeda dijo...

¡¡Cómo se puede odiar la literatura!! :P
Yo me leí prácticamente todos, pero prácticamente todos los que me leí me gustaron un montón, así que acabé la carrera queriendo leer más y más!

Raül Calvo dijo...

Dr. Gonzo si te gusta Terror en la ópera existe una edición en DVD, en su momento de Anchor Bay ahora no sé si Blue Underground, que incluye la película íntegra sin los recortes de los distribuidores.

Dr. Gonzo dijo...

¡no jodas! ¿Terror en la Opera editada en dvd? Pues me pongo a buscar ahora mismo.

Muchas gracias por la informacion!

Raül Calvo dijo...

las ediciones en dvd son de importación (de inglaterra y estados unidos), siendo la más reciente la de la inglesa Arrow, puedes encontrarla en Amazon.co.uk

Bisclavret dijo...

Reconozco que tarde mi tiempo en acercarme a Argento, cuando veia su nombre en una caratula era como "cuidado, aquí empiezan las cosas serias" Siendo mucho más joven, un chaval vamos, no podia tolerar bien que no me diesen un heroe al que aferrarme ni que me metieran dentro una sensacion de vulnerabilidad tan grande para despues dejarme pulular por entornos tan amenazantes como es capaz de crear.
Pero ahora debo decir que me encanta, especialmente por su capacidad de crear ambiente, por ese no decirte nunca cuantos pasos hace que has dejado atrás la realidad y no necesitar explicar como o porque ésta de repente, ya no está.
Pude ver Suspiria en la sesiond e halloween de cine Urgell. al acabar por los comentarios a mi alrededor entendi que mucha gente no aceptaba este lenguaje y al no aceptarlo lo ridiculizaba, la típica reacción de no lo comprendo... no es bueno. Yo sin embartgo me lo pasé genial, si Argento ya da miedo en casa sólo hay que imaginar lo que logra ocupando una pantalla de ...no se ¿Diez metros por tropecientosmil? ante la que eres muy pequeño :)
Te sigo.
Gracias.

Raül Calvo dijo...

Bisclavret, es cierto que cuando eres un chaval es difícil aceptar aquello que se sale de la norma, en lo que se refiere al cine. Supongo que la diferencia entre los fanáticos del cine y los que sólo ven una peli de vez en cuando como entretenimiento es precisamente eso: el fanático llega un punto que empieza a explorar aquello que se sale del típico el bueno y el malo se enfrentan. Tu anécdota me recuerda otra que cuenta el director de cine Edgar Wright en la página web Trailers from Hell, comentando el tráiler de Suspiria: fue a ver la peli en una proyección especial en un cementerio pero la experiencia se la arruinó un par de graciosos que todo el rato hacían comentarios irónicos sobre la peli. Yo tampoco lo entiendo. Saludos.

Publicar un comentario