3 ago. 2012

Prometheus


Hoy vengo a hablaros de una película de la que estoy seguro nadie ha oído hablar: Prometheus (Ridley Scott, 2012). Es decir, no ha oído hablar de ella si ha estado viviendo en otro planeta durante los últimos dos años. Ya desde que se anunció el proyecto y se empezó a escribir, hemos estado sometidos a una marabunta de noticias, imágenes, clips, spots y tráilers relacionados con esta precuela-de-Alien-que-se-transformó-en-otra-cosa-pero-transcurre-en-el-mismo-universo.

La verdad es que me alegro, igual que con El caballero oscuro: La leyenda renace (The Dark Knight Rises, Christopher Nolan, 2012), de haber ignorado todas las notícias, rumores, imágenes y vídeos con los que nos han bombardeado para que la película fuera toda una sorpresa. También para mantener las expectativas bajo control, Ridley Scott es uno de esos directores visuales en los que la calidad de sus películas depende del material que estén rodando. Así que todo dependía del guion de Jon Spaihts y Damon Perdidos Lindelof. Con un título como Prometheus me podía imaginar por donde irían los tiros (eso y cientos de pelis de ciencia ficción), lo que había que ver era como Spaihts y Lindelof trataban el material.

Y he de decir que lo han tratado bastante bien.

Cierto es que Prometheus y Alien son dos tipos distintos de película, Alien es una película de terror con una ambientación de ciencia ficción y Prometheus es una película de ciencia ficción clásica, pero el nuevo film de Ridley Scott hace diversas referencias al clásico de 1979: la aparición del título es igual, podemos oír una versión del tema principal de la banda sonora que compuso Jerry Goldsmith, desambigua sospechas sobre la compañía mencionadas en Alien y se utilizan elementos del guion original de Dan O'Bannon (la pirámide y los murales) que no hubo ni tiempo ni dinero para hacer cuando se rodó la primera entrega.

Hay otro aspecto que ambos films tienen en común: los dos tratan temas desarrollados repetidas veces en el pasado pero con un estilo que los hace parecer diferentes. Tal vez aquí se encuentra el único fallo realmente importante de Prometheus, en la forma que se da importancia a si misma como si estuviera abordando profundos temas filosóficos cuando en realidad no hace más que insinuarlos de la manera más poco sutil posible. Mejor dejar estas cosas a los entendidos, como Stanley Kubrick.

Pero cuando no intenta parecer más profunda de lo que en realidad es, Prometheus es un film de ciencia ficción bastante entretenido. El aspecto visual está muy cuidado (los Ingenieros me recuerdan a los dibujos de Moebius), los efectos no te sacan de la película y hay muy logrados momentos de tensión. Especialmente me gustó la escena de la cesárea, la cual juega muy bien con las expectativas de los fans como yo de la saga y resulta tan absurda y exagerada como alguno de los mejores momentos del spaghetti terror.

Por cierto, resulta muy sorprendente que teniendo en cuenta la intensidad y lo que se ve en algunas escenas esta película haya sido calificada para ¡menores de siete años! En Estados Unidos ha sido calificada R, menores de 17 años acompañados de un tutor adulto, aunque no es tan sangrienta como las películas de la saga (Tras escribir esto he visto que en la Guía del Ocio la ponen para mayores de 18 años y en algunos diarios para mayores de 12 años, aquí pasa algo que nadie nos dice).

Tal vez porque me he mantenido alejado de clips, tráilers y demás, el film ha resultado un gran festín visual y aunque la trama me resultaba muy clásica y familiar, su ejecución me ha mantenido intrigado y en tensión, por ello la recomiendo especialmente a los aficionados a la ciencia ficción. Es un film que para mí funciona aunque no trate nada nuevo (igual que Alien), ya que logra que dos horas se te pasen en un suspiro. En este aspecto hay que mencionar también el estupendo reparto que hace creíble los que vemos en pantalla. En fin, una estupenda película. Por cierto, ya se ha anunciado Prometheus 2, lo cual no veo como puede funcionar.

8 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Diga lo que diga el amigo Scott, esto es una precuela en toda regla, aunque él quiera camuflarla.

Por cierto, salí del cine encantado y maravillado, y no sé a qué vienen tantas críticas negativas poniendo a parir el guión, como si Alien fuese el colmo de la profundidad.
El problema, como ya comenté en mi blog, es que la gente ha querido sobreinformarse, y han ido al cine sabiéndose la película de principio a fin.
Tiene algún que otro fallo argumental, vale, pero de ahí a decir que el guión es una mierda, pues no.

Lo qué no sé es dónde ha sacado la gente la idea de que Jesuscristo era un ingeniero al que crucificamos y por eso ahora quieren destruirnos.
La idea es molona, ¿¿pero de dónde coño la han sacado??

En fin, que me ha gustado mucho y esperemos que la secuela desvele las dudas que esta ha dejado pendientes, que no son pocas (de hecho, yo diría que no han aclarado nada)

Raül Calvo dijo...

Yo no he leído los comentarios a los que haces referencia, los únicos que he visto eran positivos. Eso sí, la mejor ciencia ficción es la que hace preguntas, no la que da respuestas. A mí no me ha quedado ninguna duda en particular, pero los cabos abiertos son los que permiten comentar la peli y abrirla a diferentes interpretaciones. Además, cuando una precuela se pone a aclarar o justificar cosas es cuando la caga espectacularmente. Esta precuela funciona precisamente por eso, mientras que otras precuelas fallan porque dan unas respuestas a los fans que lo único que consiguen es matar el misterio y la maravilla que levantaban las pelis originales.

Criticón 5.1 dijo...

Apunto el comentario de Raul Calvo porque ha dicho una verdad como un templo.
particularmente, tenia expectativas altas en ésta peli y se han cumplido. Me ha encantado!! De lo mejor del 2012.

Raül Calvo dijo...

Gracias por el apoyo, me alegro que más gente disfrute del film.

Luis Cifer dijo...

A mí me defraudó bastante, no quiere ser una precuela al uso pero sacan a un alien al final sin venir mucho a cuento. A mí los ingenieros me parecieron bastante cochambrosos la verdad. ¿Cómo va a seguir la nueva franquicia? pues con aventuras hasta llegar al planeta de los ingenieros, se pueden pegar años dando tumbos y ganando millones. Por cierto, no entiendo el comportamiento totalmente idiota de algunos personajes (vamos a quitarnos el casco). Prometheus se puede ver y es cierto que se pasa volando pero no está a la altura del mejor Ridley Scott, ese que hace 30 años que no vemos en una sala de cine.

Raül Calvo dijo...

Parece ser que este film ha resultado muy polarizante. Entiendo tus argumentos, pero ya le he dedicado 3 posts y poco más me queda por decir excepto que a mí el film me gustó, y cada vez me gusta más ahora que la he visto un par de veces en Blu-ray.

Bishop dijo...

La película desde luego es muy entretenida y visualmente muy satisfactoria, y la doctora Shaw es una dignísima precursora de la teniente Ripley. Ahora bien, lo de los ingenieros sembrando la vida en la Tierra y sacándonos a nosotros igualitos pero más bajitos y con pelo, y Darwin directamente a hacer puñetas, suena demasiado al polvoriento von Daniken de los setenta. También es verdad que la falta de digamos rigor científico en la ciencia ficción se perdona a cambio de una buena historia, pero me resulta una pasada esta trama. Siendo como es bastante entretenida, está a muchos años luz de Alien, una obra maestra del terror ci-fi, con menos ínfulas y más nueces. Saludos.

Raül Calvo dijo...

Bishop, si echas un vistazo al otro artículo que escribí sobre esta película verás que el tema de los ingenieros es más interesante que a primera vista. Poco que ver con Carros de los Dioses y más con Frankenstein. Aunque estoy muy de acuerdo en que Alien (de la que también escribí un largo artículo si te interesa) es una obra muy superior.

Publicar un comentario