4 abr. 2013

Trouble Every Day

Este es un film que podría atraer a los aficionados al cine de terror por su argumento y por algunas de sus sangrientas escenas, pero alejarlos por el implacable estilo propio del cine de autor con que se presenta. Al mismo tiempo, es un film que por su directora y estilo podría atraer a los aficionados al cine de autor, pero alejarlos por la brutalidad y la abundante hemoglobina de algunas de sus escenas. De ahí, supongo, la curiosa amalgama de espectadores que tuvo el film cuando fue proyectado en la Filmoteca de Catalunya hará unos meses.

Trouble Every Day (2001) de Claire Denis gira en torno a los problemas de dos parejas. Una de ellas la forma el doctor Léo Sémenau (Alex Descas) y su esposa Coré (Béatrice Dalle), una pareja que sería muy feliz si no fuera porque Léo intenta mantener encerrada a Coré ya que esta es una peligrosa asesina caníbal que mata a todo aquel que se le ponga por delante debido a una misteriosa enfermedad. Y Coré encuentra siempre la manera de alimentarse. La otra pareja protagonista es la que forman los recién casados Shane y June Brown (Vincent Gallo y Tricia Vessey, respectivamente), los cuales llegan a París de luna de miel. O eso cree June. Lo cierto es que Shane trabajó en el pasado con Léo y Coré y es terriblemente consciente de que empieza a desarrollar los síntomas de la misma enfermedad que sufre Coré, de modo que intenta encontrar a Léo antes de que sea demasiado tarde.

Me gustaría empezar mis impresiones sobre este peculiar film hablando de su título. Podemos traducir Trouble Every Day como "problemas cada día" o "dificultades cada día". Lo cual parece una queja sobre los rutinarios problemas a los que uno se enfrenta cada día: que se te pinche la rueda del coche, llegar tarde al trabajo, que se te queme la comida, etc. Teniendo en cuenta que los problemas a los que se enfrentan los protagonista tienen muy poco de rutinario y mucho de homicida, me pregunto si se trata de un toque de ironía por parte de la directora, aunque no lo sugiera ningún momento del film. Por otro lado, la canción de Tindersticks, grupo encargado de la banda sonora, tiene un claro tono triste y melancólico que marca bastante bien el tono del film, nada que ver con la canción de Frank Zappa de igual título.


Es posible que el título sea una pista por parte de la directora de cómo interpretar la película. Lo cual sería algo extraño teniendo en cuenta que durante el film parece decidida a no dar ninguna explicación al espectador, simplemente vagas alusiones a través de las cuales se puede interpretar, más o menos, el origen de los problemas de estas parejas. Pero puede tratarse de una pista en el sentido de que, en el fondo, los problemas que atraviesan Léo y Coré y Shane y June son los mismos problemas que atraviesan muchas parejas, si bien estos problemas aparecen cubiertos de sangre.

La enfermedad de Coré hace que se vea dominada por homicidas, sensuales y animalísticos impulsos. Léo intenta continuamente suprimir los impulsos de Coré, intenta curarla para que vuelva a ser la de antes. Shane teme la enfermedad que poco a poco lo va dominando y que guarda en secreto. June sufre porque sabe que algo le sucede a Shane pero este no le dice nada.

Estos problemas, aquí llevados a la exageración y el extremo, pueden ser tomados como problemas habituales en las relaciones amorosas. Querer transformar a la pareja en algo que no es, no querer aceptar que ha cambiado o la falta de comunicación son conflictos tratados infinidad de veces en infinidad de dramas. Es tal vez por ello que la directora decidió añadirle canibalismo y furia asesina, para darle un toque distintivo a su film.

A pesar de la violencia y la sangre que salpica el film, en el fondo es un drama sobre la inhabilidad de amar, amar en exceso y no saber amar. Los que busquen algo al estilo de Frontière(s) (Xavier Gens, 2007) puede que se lleven una decepción (o una agradable sorpresa, quién sabe), pero si os gustan las películas que van más allá de lo que muestran en su superficie, este film puede que os resulte muy interesante. No ofrece respuestas pero sí "comida para la cabeza".


3 comentarios:

Mario Salazar dijo...

No he visto este filme pero lo tengo ubicado, y se oye muy bien, me gusta su efecto original en algo significativo, promete y mucho. Un abrazo.

Raül Calvo dijo...

Pues si la ves espero que la disfrutes, aunque no es un film fácil. Saludos.

Mario Campos dijo...

La estoy buscando en internet y no la encuentro

Publicar un comentario