5 jun. 2017

The Rocky Horror Picture Show: Let's Do the Time Warp Again

 
La vida está llena de amargas decepciones. The Rocky Horror Picture Show: Let's Do the Time Warp Again (Kenny Ortega, 2016) es solo otra más.

Me convertí en fan de The Rocky Horror Picture Show (Jim Sharman, 1975) cuando tenía unos 15 años, época en que vi la película por primera vez. Sin embargo, ser fan de la película no me ha impedido ver que, cinematográficamente hablando, la secuela Shock Treatment (Jim Sharman, 1981) es superior y que, musicalmente hablando, la mejor interpretación de las canciones es la que aparece en el álbum de 1974 The Rocky Horror Show: Original Roxy Cast, llevado a cabo por el reparto que interpretó la obra por primera vez en Estados Unidos. Así que cuando se anunció una versión televisiva de RHPS después del éxito de Grease Live! (Thomas Kail, Alex Rudzinski, 2016), me pareció una gran noticia.

Grease Live! y otras emisiones del mismo estilo, como Harispray Live! (Kenny Leon, Alex Rudzinski, 2016), me parecieron fantásticas porque eran interpretaciones en directo de las obras de teatro originales. Eso quiere decir que incluían escenas y canciones que no aparecen en las versiones cinematográficas de esas mismas obras. Y yo pensé que esta nueva RHPS iba a ser algo parecido, como la estupenda versión que se había hecho en Londres en 2015. Sin embargo, esta nueva versión lo único que hace es volver a filmar el guion de la película: sin los diálogos de Rocky, con la versión recortada de Over At The Frankenstein Place y sin Once In A While (añadida luego en la versión extendida en DVD). Musicalmente tampoco añade nada, ya que se aleja del estilo más roquero presente en las últimas versiones teatrales de la obra para seguir un estilo más pop-rock, énfasis en el pop.
 
La única innovación que añade es que se convierte en una película-dentro-de-una-película, ya que se incorpora la participación de una serie de espectadores (extras y actores) que quiere representar el tipo de interacción entre la audiencia y el film original en las salas de cine. Pero lo que en una sala de cine en vivo resulta divertido, verlo añadido artificialmente a la película resulta simplemente molesto.
 
Si a todo ello le añadimos un reparto que no está muy inspirado, el resultado final es una innecesaria película que no añade nada al legado de RHPS. Ya he mencionado que existe una versión extendida en DVD, pero, tras verla en VOD en Movistar+, lo cierto es que no me han quedado ganas de comprarla. Repito lo dicho al principio: una gran decepción.
 

2 comentarios:

El Increíble Hombre Estufa dijo...

Hola Raúl! Resulta que la vi también hace poquito, y he de decir que la peli no me disgustó... No me dijo nada, ni tiene el carisma de la original, pero tampoco me molestó como versión. También debido al hecho de que disfruté muchísimo de estas canciones (excepto del Time Warp, que es bastante peor). Todas tienen una producción más que buena, e incluso algunas voces como Riff Raff o Magenta, son bastante parecidas a las originales...
Aunque si realmente quieres enseñarle a alguien el fenómeno RHPS, está claro que has de ponerle la original...
;)

Raúl Calvo dijo...

Cantando los actores están bien, pero cuando empiezan a hablar y actuar, la cosa cambia. Como ya digo, para mí el principal problema es que es un remake de la película en lugar de ser una nueva versión de la obra de teatro, que es lo que hace que las versiones en vivo de Grease y Hairspray funcionen, porque es como verlas en teatro. Si ves la version de RHPS en vivo de Londres que hay en Youtube verás lo que yo esperaba de esta peli.

Publicar un comentario